miércoles, 26 de septiembre de 2012

EN SU AMBIENTE


Unos instantes antes del anochecer, cuando el Sol a desaparecido tras el horizonte pero aun hay algo de claridad que permite distinguir ligeros detalles en lo que pronto serán siluetas, como digo en esa hora mágica que no es de noche ni de día, comienza su actividad el búho real. Misterioso, silencioso, pero atrevido, recorre los posadero de las inmediaciones de sus dormideros diurnos inspeccionando el terreno a la vez que emite su característico ulular.  
 Me había propuesto hace algún tiempo fotografiar a este ave en esa hora mágica sin la ayuda de artilugios de iluminación, aprovechando la escasa luz existente tal y como mis ojos habían visto en muchas ocasiones a este ave moverse.
  Camuflado y escondido entre la vegetación tan solo aguardar a que el ave utilice el posadero, elegido de antemano como posible candidato para que esta se pose. Tengo que reconocer que es cuestión de suerte que la rapaz  se pose donde hemos elegido esperarla la primera noche que se intenta  una toma de este tipo. Realice varios intentos antes de poder fotografiarla y aunque elegí para esperarla un lugar desde donde se divisaban varios posaderos el ave eligió uno que tenia una visibilidad reducida gracias a unas retamas.  
  La escasa luz, sin embargo es el mayor de los inconvenientes en este tipo de fotografías. la velocidad ISO que utilice, 800, produce algo de ruido que resta definición a la toma. Por supuesto que hay que aprovechar al máximo la luminosidad del objetivo, en este caso 2,8, aun así la obturación se bajo a 1/60  de segundo, demasiado baja para no utilizar un trípode y aun así el movimiento del ave puede producir la falta de definición.
 Aunque los resultado pueden llegar a decepcionar, siempre invitan a seguir intentándolo. La mayor recompensa para mí, sin lugar a dudas, es la experiencia de ver en primera fila como este ave tan impresionante se desenvuelve en su medio.

No hay comentarios: