lunes, 26 de enero de 2009

MUY CERCA


Puede que la curiosidad o quien sabe que, hizo que estos ciervos se parasen a observarme, mientras me acercaba a ellos con el mayor sigilo pero a cuerpo descubierto. Nunca sabre lo que pensaron, pero tras escrutarme con su mirada continuaron con lo que estaban haciendo. Huidizos al máximo esta vez su comportamiento cambio completamente.
Nikon D300, 70-200, 2,8. 1/125, f/2,8. ISO 400

No hay comentarios: