jueves, 15 de enero de 2009

DESCUBIERTO


Nunca sabes que va a suceder cuando sales al campo cámara en mano. Después de un día de espera infructuosa cuando decides salir de tu escondite para volver a casa, descubres como te observan si que siquiera te hayas percatado. Una fracción de segundo, un disparo, el animal desaparece.
Aunque en la imagen, el cánido esta medio oculto por las ramas del arbusto y la escasez de luz aporta algo de ruido a la toma, esta imagen me gusta. Quizás sea tan solo el recuerdo de la experiencia.
Vel. 1/100, f75,6, ISO 640. 100-300 mm, duplicador 1,4x, tripode.

No hay comentarios: